fbpx

Wrestlemania: Cindy Lauper y Ozzy Osbourne se subieron al ring

Desde que se anunció que Bad Bunny cantaría en uno de los eventos más populares de la WWE, Royal Rumble, los fanáticos más acérrimos de la lucha empezaron poco a poco a cuestionar el protagonismo que le daban al cantante por sobre otros luchadores y aunque esto haya generado disputa en las redes sociales, lo cierto es que la merchandising oficial del conejo significó un considerable aumento en ventas para la empresa.

Lo que sería solo una presentación en vivo escaló al grado máximo cuando los creativos de la WWE decidieron construir un feudo entre Bad Bunny, Damian Priest, The Miz y John Morrison, el cual tendrá su momento cumbre hoy, cuando se enfrenten en el ring del Main Event de la empresa, Wrestlemania.

Pero, ¿es acaso esta la primera vez que un artista se sube al ring de la WWE?, aquí te lo contamos:

CINDY LAUPER (1985)

Considerada la madrina de Wrestlemania y una de las artistas más populares en los años ochenta, Cindy Lauper, en una estrategia que significaba el todo o nada para la empresa, fue la impulsora del evento más importante de la lucha libre.

Pero para entender mejor esta historia debemos ir hasta 1983 en Puerto Rico. Donde una joven y totalmente desconocida Cindy Lauper tuvo un afortunado encuentro con Lou Albano, un exluchador profesional con el que formó una amistad muy íntima. Y que a costa de ello, significó que Cindy considerara a Albano como su primera opción para el casting del video de su primer sencillo como solista, “Girls Just Want To Have Fun”.

La canción fue un contundente éxito a nivel global. Alcanzando el top 10 en más de 25 países y siendo galardonado por MTV como el Mejor Video Femenino en los Video Music Awards, donde fue la artista con más nominaciones.

Lauper, por aquellos años tenía un novio llamado David Wolff, quien trabajaba como su mánager. Wolff, al ver el gran éxito que había conseguido Cindy gracias a “Girls Just Want To Have Fun” y siendo él un gran fanático de la lucha libre, no dudó en buscar a Lou Albano para iniciar negociaciones con la WWE (en aquel entonces llamada WWF) y generar un lazo promocional entre la cantante y la empresa, que apenas había iniciado su plan de expansión para masificar la industria de la lucha libre y posicionarse como la más importante dentro del rubro.

Vince McMahon, el hombre de las decisiones importantes en la empresa, cerró las negociaciones y apostó el futuro de su compañía en la organización a gran escala del primer Wrestlemania junto a Cindy Lauper. Dando inicio todo en el segmento de entrevistas Piper’s Pit, conducido por Roddy Piper y que tuvo como invitada a la cantante, quien no pudo declarar mucho gracias a la repentina aparición de Lou Albano. Fiel al estilo de su personaje que buscaba siempre irritar, afirmaba ser el responsable del éxito de Lauper. «Diles, Cindy, diles que las mujeres pertenecen a la cocina», dijo el luchador antes de recibir carterazos en la cabeza por parte de la cantante.

El plan promocional salió a la perfección y los medios estadounidenses cubrieron la noticia durante semanas, una clara muestra de la ingenuidad que existía en los ochenta por la lucha libre. La rivalidad entre Lou Albano y Cindy Lauper resultó ser una estrategia colosal para la empresa, que cada cierto tiempo invitaba a la artista a los combates como espectadora/participante, afectando en muchas ocasiones a favor de los contrincantes de Albano.

Feudo que finalizaría el 31 de Marzo de 1985 en el primer Wrestlemania que se organizaba. Teniendo como main event la lucha entre Hulk Hogan y Mr. T contra Roddy Piper y Paul Orndorff. Lauper, obviamente se inclinó al lado de ‘’los buenos’’ y decidió apoyar a Mr. T y Hulk Hogan, con quien un mes atrás apareció en la ceremonia de los Grammy al recibir su premio a Mejor Artista Nueva. Finalizado el evento, se dio a conocer la enorme amistad entre Cindy Lauper y Lou Albano, quienes no dejaron de colaborar en proyectos futuros.

La WWE se jugaba el todo por el todo económicamente hablando y por suerte, la jugada funcionó. Wrestlemania fue un éxito gracias a la participación de Cindy Lauper y Mr. T en los eventos principales (en los cuáles salieron vencedores). Dando así inicio a uno de los eventos más importantes de la lucha libre y que de no ser por aquella gran apuesta tanto de Vince McMahon como de la misma Cindy Lauper, tal vez hoy estemos hablando de algo completamente diferente.

OZZY OSBOURNE (1986)  

Luego del descomunal éxito que generó la primera edición de Wrestlemania, ¿cómo haría la WWE para superarlo en calidad y recaudación?, Cindy Lauper y Mr. T ya miraban hacia otro lado y la expectativa de lo que organizaría Vince McMahon mantenía a la prensa y a los fanáticos al borde de su sillón en los eventos semanales que se daban, esperando un anuncio o algún tipo de detalle sobre la próxima edición del considerado “Super Bowl” de la lucha libre.

Tanto era el hype por saber qué estaban planificando que la batalla por ser la sede del evento era tan reñida que la empresa decidió elegir a tres: Nueva York, Los Angeles y Chicago. Siendo esta la única ocasión en la que el evento tuvo más de una locación.

A diferencia de Cindy Lauper, la aparición de Ozzy Osbourne fue menos elaborada por los tiempos que manejaba el cantante en aquellos años. Osbourne ya era toda una figura y su relación amical tan cercana con Davey Boy Smith hizo que aceptara la invitación para ser la figura acompañante de él y su camarada de lucha, The Dynamite Kid contra Greg Valentine y Brutus Beefcake, quienes se hacían llamar el Dream Team.

El evento se llevó a cabo el 7 de Abril de 1986 y todo se iba desarrollando de la manera deseada hasta que fue el turno de Davey Smith y The Dynamite Kid. Los luchadores aparecieron acompañados de un rubio Ozzy Osbourne vestido con una camiseta blanca de cuello V y una chaqueta deportiva de color rosa intenso. La lucha comenzó y Osbourne lejos de hacerse a un lado, se mantenía al borde del ring gritando y animando a su equipo.

El ritmo de enfrentamiento era muy diferente al que se puede ver en la actualidad, por lo que la duración fue de un aproximado de casi veinte minutos, dando como ganadores a Davey Boy Smith y The Dynamite Kid, quienes invitaron a subirse al ring a Ozzy para celebrar.

Y aunque la participación de Osbourne dentro del ring no fue precisamente la más memorable, la comunidad de WWE siempre ha demostrado un gran aprecio a aquellos artistas que se animaron a apoyar el proyecto de Vince McMahon cuando no pasaba por uno de sus mejores momentos. Siendo recibido con los brazos abiertos por los fanáticos muchos años después en apariciones especiales junto a Sharon Osbourne.

El tiempo ha pasado y lo que ayer era popular, hoy es probablemente nostalgia. Han pasado casi cuarenta años desde la primera vez que se realizó Wrestlemania y los cambios que surgieron a partir de la renovación de su contenido parece sobrepasar a sus propios fanáticos. Hoy Bad Bunny está a punto de meterse a la historia de la WWE al ser el primer artista latino que sin ser luchador profesional, combatirá en el máximo evento de la empresa, Wrestlemania.

También podría interesarte este top de presentaciones de rock en la WWE.