¿Ha iniciado el declive del reguetón?

No, este no es un descarado clickbait. Tampoco es un texto guiado por el odio frenético a este género latino. Se trata solamente de una formulación basada en los recientes sucesos. ¿Estamos viendo la caída del reguetón como el género más popular del planeta? Puede ser. Como se sabe, todos los géneros que hoy se dicen olvidados alguna vez tuvieron un apogeo, llegaron a una cima de la que creyeron era imposible bajar. Con Ella Fitzgerald cautivando los corazones del público, nadie pensó que alguna vez el jazz se convertiría en género de culto. Pero ocurrió. Con Elvis conquistando el mundo, nadie creyó que algún día hablaríamos de la muerte del rock. Pero ocurrió. Con “Despacito” logrando 6 000 millones de reproducciones, nadie imaginó que el reinado del reguetón llegaría a su fin. Pero, según parece, ya está ocurriendo.

Hace pocos días fueron anunciados los nominados al Latin Grammy 2019. Sorpresas no faltaron en la noche. Rosalía obtuvo 5 nominaciones, mientras que Alejandro Sanz se hizo de hasta ocho de ellas. Por detrás de estos dos grandes encontramos a los artistas con cuatro nominaciones: Andrés Calamaro, Fonseca, Juan Luis Guerra y 4.40 y el peruano Tony Succar. Sin embargo, la más grande sorpresa llegaría del final de la tabla. Los máximos exponentes actuales de la música urbano/latina, J Balvin y Bad Bunny solo cuentan con dos nominaciones, mientras que el tercer máximo exponente, Daddy Yankee, solo tiene una. En total, cinco Grammys para artistas de reguetón. Habría que tomar en cuenta, además, que Bad Bunny se dedica también al trap.

¿Qué está pasando? Como el poblamiento terrestre, las especies de la época pasada se están extinguiendo y le dejarán su lugar a nuevas formas de vida, mejor adaptadas al entorno. No importa el tamaño. El Tiranosaurio Rex desapareció a pesar de ser el más fuerte y feroz de su generación. ¿Entonces qué sigue? ¿Quién ocupara el lugar de este gigante de la industria? Parece ser el trap el primer verdugo, un género que, como todos los demás de la música popular, irrumpió con la polémica y frescura de su estilo y engatusó a los jóvenes. Hoy el trap ha tomado el mundo por asalto. Sus artistas, sus canciones, ocupan ya los primeros lugares de los ránkings.

Pero no solo es popular, sino que es bien visto por la crítica y los demás artistas. Luego de un inicio accidentado, el trap es un género que está siendo revalorizado muy pronto. Artistas de rock seducidos por sus encantos prueban suerte con este género urbano y lo amalgaman con sus propios estilos. Hace poco salió el álbum de Post Malome, un disco con críticas por encima del promedio, donde vemos el nombre de una reconocida figura del metal como Ozzy Osbourne. También, el último disco de Bring Me The Horizon, tiene evidentes tintes de música urbana y trap. ¿Coincidencia? No lo creo.

Para mala suerte del reguetón, otros dos géneros que han compartido con él el protagonismo del ambiente musical mainstream, el rap y el pop, se mantienen y hasta incrementan su público. Figuras como Dr. Dre, Elton John, Michael Jackson, Madonna, Prince, Kate Bush, Tupac Shakur que iniciaron los grandes movimientos de estos géneros pasaron la batuta a artistas de hoy como Kanye West, Ed Sheeran, Justin Bieber, Lady Gaga, Kendrick Lamar, Taylor Swift, Post Malone, Billie Eilish y demás. Son ellos quienes lideran en esta época los rankings y tops.

Sin embargo, desde una perspectiva tan cercana es difícil asegurar que se trata de la caída insalvable de la popularidad de un género musical. Podría ser que esto es solo una leve caída en el curso de una carrera en equilibrio. No obstante, cabe fijarse las cifras para darse cuenta de que no es el gran año del reguetón. Luego de su boom, vemos que no ha logrado expandirse más, ha encontrado una barrera. Lo lógico es creer que luego de tocar el pico máximo solo se puede bajar. Obviamente, esto no es algo inmediato, toma mucho tiempo, es sobre todo, un cambio generacional. Igual seguiremos viendo temas de reguetón con gran éxito o artistas de este género haciéndose de importantes logros, es solo que esto no parece que vaya a durar tanto tiempo como creímos. Es natural. Si le pasó a Elvis, le puede -y le va a- pasar a J Balvin. Por ahora, solo queda estar atento a los síntomas.

Nota: El potencial del reguetón

El reguetón, como cualquier género musical, merece respeto. A pesar de que a una buena parte no le parezca, este representa toda una cultura y es una de las manifestaciones artísticas de Puerto Rico. Existe, por otro lado, el reguetón comercial, más vacío en el trasfondo e incluso en las formas, y es el cual suele ocupar las emisoras radiales. No hay género malo, pero sí géneros con malos representantes. Podría ser ese el motivo de una caída del reguetón: Produce canciones en su mayoría descartables, que una vez cumplen su función son olvidadas y reemplazadas por el siguiente hit. Como sea, el punto es que esta nota no celebra un posible fin del reguetón (como género más popular). Lo que se desea, en todo caso, es la supervivencia de una propuesta más elevada, con un aporte real. Ese es el capricho de quien gusta de la música y ve en el reguetón gran potencial, de este modesto ser humano.