Prohíben a Sepultura tocar en Líbano tras ser acusados de “rendir culto al diablo”

Sepultura, banda brasileña de thrash metal, ha sido vetada del Líbano, país donde se iban a presentar por primera vez el próximo 28 de abril. El gobierno de dicho país fue quien impidió a la agrupación formada por los hermanos Max e Igor Cavalera de ingresar a su territorio luego de negarles la visa.

La organización promotora del concierto Skull Session fue obligada por el gobierno de su país a anunciar la cancelación del próximo espectáculo de Sepultura en el distrito Hamra de Beirut porque, según se indica, son irrespetuosos con el cristianismo y han estado en Israel.

En un comunicado por medio de redes sociales, la productora lamentó la decisión que se ha tomado y que afecta no solamente a ellos y a la banda, sino a los fans que esperaban con ansias poder recibir a la agrupación brasileña. También aclaran que las razones que se presenta en contra de ellos son inexactas.

«La banda no tocó en Israel. El susodicho videoclip menciona el racismo de Israel sin nombrarlo», dice parte del comunicado refiriéndose al videoclip de ‘Territory’ y continúa: «El mismo, que se lanzó en 1993, contiene escenas de represión israelí, y se muestra a los miembros de la banda tomando té con clanes árabes».

La productora rebatió además el argumento de los insultos de Sepultura a la religión. Ellos explicaron: «Los miembros actuales de Sepultura luchan contra todas las formas de corrupción, y hacen un llamado al mundo para que vuelva a la bondad y la naturaleza y rechace la corrupción. Dado que es la naturaleza de la música metal, la banda utiliza un estilo de expresión violento. Pero no atacaron directamente al cristianismo.»

Un amarga experiencia que se repite

Sin embargo, esta no es la primera vez que Sepultura se encuentra con este tipo de contratiempos. En 2016, la banda iba a ofrecer un concierto en El Cairo, Egipto, pero no llegó a darse, pues fue cancelado por las autoridades y sus organizadores fueron arrestados, también por acusaciones de “adoración al diablo” entre los miembros de la banda.