Corey Taylor (Slipknot) habla sobre los artistas que callan y no dicen lo que realmente piensan

Corey Taylor (Slipknot) habla sobre los artistas que callan y no dicen lo que realmente piensan

Corey Taylor reflexionó sobre su libro “America 51” en el programa Down To Hell de Doug Bradley, ocurrido el 3 de marzo. Además de dar declaraciones que mostraron que se siente decepcionado de su libro, habló sobre los artistas que se callan sobre temas importantes.

Al líder de Slipknot le consultaron si iba a volver a escribir otro libro. Esto respondió el vocalista:

• LEE TAMBIÉN: Corey Taylor dice que el nuevo álbum de Slipknot sale “probablemente en dos o tres meses”.

«De alguna manera hice una pausa en los libros hace unos cinco años porque [mi último libro, “America 51” de 2017] casi me mata. Fue una experiencia tan retorcida. Pero en realidad tengo ganas de hacer otro de nuevo. Y no solo otro, sino, como, otro [libro] divertido».

Continuó hablando sobre el pesar que le causó “America 51“: «Eso fue muy político. Y no aburriré a nadie con mi basura partidista, pero fueron solo los lamentos de alguien que pudo ver que nos esperaban cuatro años muy largos».

«Cuando escribí eso, definitivamente era algo que necesitaba decir. Y yo estaba como, ‘¿Sabes qué? Nunca volveré a escribir otro libro de política. Ni siquiera me importa’», añadió Taylor.

Corey Taylor: “Voy a decir lo que pienso”

Corey Taylor

Después de escuchar la respuesta de Corey Taylor, Steph Sciullo, coanfitrión del programa, le indicó que hay muchos artistas que se censuran en estos temas, ya que no quieren afectar y alejar a sus fanáticos. Frente a este comentario, Taylor le respondió lo siguiente:

• LEE TAMBIÉN: Slipknot pospone sus conciertos en Rusia y Ucrania + Deja mensaje de apoyo.

«Pero luego se ponen muy nerviosos cuando la gente piensa que son falsos o que son bidimensionales. Es como, bueno, si actuaras como tú mismo, tal vez la gente tendría la oportunidad de conocerte y verían que eres una persona tridimensional. Es esta mierda lambiscona de raza blanca que impide a la gente disfrutar de lo que hace».

«Desde el principio, dije que no me importaba si me metía en problemas. Voy a decir lo que pienso. No voy a ser un imbécil, bueno, vale, fui un imbécil un puñado de veces, pero no voy a censurarme. Si tengo una opinión sobre algo, la voy a decir. Y creo que la gente encuentra eso refrescante. Sé que a algunos les molesta, pero al mismo tiempo, saben que al menos van a saber exactamente lo que pienso».