Luis Piccini, de Autobús: «Veo que hay una nueva ola de bandas. Nosotros estamos ahí también»

Luis Enrique Piccini es Autobús y Autobús es Luis Enrique Piccini. Ambos entes son complementarios e interdependientes, las dos partes de una ecuación. Cuando uno tiene un problema, el otro lo asume como propio; cuando uno goza, ambos están de celebración. El destino los forjó así y ellos lo asumen sin problema.

Por ello, hoy, que todos lidiamos con el encierro, Luis Enrique lo sufre el doble. No solo es una persona que no puede salir y disfrutar de su vida diaria, sino que es una banda hecha persona que ha sido forzada a alejarse de aquello que le daba más alegrías: tocar en vivo.

La ventaja, sin embargo, es que ahora puede dedicarse a producir, a crear más canciones que sonarán algún día sobre el escenario. Así, con esta actividad casi terapéutica, Autobús lanzó “ONCE”, “Nueva Impresión” y —la más reciente— “Sobre-Viviendo”. A través de ellas, mantienen la cordura en un ambiente poco esperanzador.

En Garaje del Rock, estábamos muy preocupados. Así que conversamos con Luis Enrique Piccini —es decir, Autobús— sobre cómo la está pasando, qué va a ocurrir, cuál es el nuevo plan.

En marzo diste una entrevista en la que comentabas que se venía una celebración por los 10 años de “Maquina Destrucción”. ¿Qué va a ocurrir ahora?

No sé que va a pasar. Me quedé con ganas de hacer un concierto, que era lo que queríamos hacer. Nos quedamos con muchas ganas de viajar. Este año teníamos un montón de visitas a otras provincias y a nosotros nos encanta viajar. Cada vez que estamos en Arequipa, Trujillo, Huancayo, Ayacucho… cuando hemos ido nos ha parecido la cosa más linda que hay: encontrarnos otro público.

Me ha dado mucha pena que este año se hayan frustrado todas los planes que teníamos; pero, por otro lado, no hay mal que por bien no venga y nos hemos encerrado en el estudio, hemos podido producir y le metimos muchas más ganas a eso y mucho más entusiasmo a hacer nuevas canciones. Y ese ha sido el resultado, las canciones que hemos sacado este año: “ONCE”, “Nueva Impresión”, “Sobre-Viviendo”, una más que sacaremos este año y ya el próximo año sacaremos el disco entero.

¿Esta salida del disco depende de cómo sucedan las cosas o es inamovible?

Yo creo que es inamovible. Yo sé que el próximo año va a ser un año complicado. No creo que el próximo se abran los conciertos, no creo que sea tan rápido. Creo que para 2022 todo va a volver a la normalidad en cuanto eventos masivos. El próximo año creo que todavía va a ser un poco temeroso el asunto y todo va a virar hacia el lado digital. No quiero dejar de sacar discos, no quiero dejar de sacar canciones, no quiero dejar de sacar videos. Por ahí estamos yendo.

¿Este disco a cuál se va a parece más: “ONCE” o “Nueva Impresión”?

Yo creo que va a tener un poquito de todo. De las canciones que hemos grabado, hay algunas bien rockeras, hay algunas más poperas y hay algunas más alternativas; pero siempre con esa sonoridad que tiene “Nueva Impresión”, que es el sonido que estamos percibiendo ahora.

Va por ahí. Hay algunas canciones que son mucho más orgánicas. Por ejemplo, estamos haciendo ahorita una canción con Jorge Velásquez, que está muy bacán, que creo que es la próxima que vamos a sacar y está rockeraza, pero no en el sentido de distorsionada. Es bien rockera, pero bien acústica, con el bajo bien presente y con la batería bien presente: orgánico, medio al estilo de León Larregui.

“Sobre-Viviendo” sí es un tema bien popero y está más tirando hacia un aura más producida y está súper bien producida. Ha sido producida por Adrián Mendoza, que es el guitarrista de la banda y se está encargando de la mayoría de canciones de Autobús. Le está dando una sonoridad bien fresca, bien actual. Yo creo que va a estar bien bonito.

¿Cómo ves el tema de las producciones musicales locales?

Hay un montón de Yo creo que hay dos tipos de productores: los productores que se están yendo más hacia un tipo de rock indie, al estilo de Bandalos Chinos, más tipo El Zar, el nuevo rock mexicano; y hay otro tipo de productores que se están yendo más hacia lo urbano, hacia el trap, hacia el hip hop, lo cual son dos cosas que están súper bien. Hay productores para todos los gustos y hay artistas para todos los gustos.

Veo que hay una movida, como diría mi amigo Orlando, una nueva ola de bandas, una nueva ola de artistas que vienen a montones. Nosotros estamos ahí también con ellos trepando la ola.

¿Te refieres a Orlando Aquije?

Sí, Orlando Aquije, que junto con Nicolás van a hacer el videoclip de “Sobre-Viviendo”. Ellos van a dirigir el videoclip. Esta es una primicia.

¿Tiene fecha de realización?

Sí, la próxima semana vamos a hacerlo y va a salir para finales de septiembre.

¿De qué va a ir el videoclip?

El tema del video va a ser de un viaje. A los chicos se les ha ocurrido que sea un trayecto de un personaje de principio a fin y van a haber locaciones bien bonitas en el campo, en la ciudad y también la banda por ahí… Ya vas a verlo. Todavía están cerrando la idea. Estoy adelantando algo que de repente cambia. Estamos conversando de cómo va a ser al final. Creo que va asalir un trabajo bien bonito. Ellos hacer cosas bien chéveres —a mí me encanta lo que hacen— y es una estética que me gusta, una medio retro grabado con handycams y cámaras de celular.

Te he visto en conciertos y se nota que los disfrutas mucho más que otros artistas, como si estuvieras en una fiesta.

Sí, cómo me conoces (ríe). Los disfruto. Me están picando los pies hace tiempo por estar en un concierto. Es algo que nosotros disfrutamos. Autobús siempre se ha caracterizado por tener una complicidad arriba del escenario que la gente que nos mire en concierto lo puede sentir. Puede sentir que tenemos una química especial cuando estamos tocando, cuando nos miramos en el escenario. Se percibe chévere para el público.

Ahora que no podemos hacer nada de eso, lo que nos toca es seguir produciendo; porque también está paja el tema de producción. Está de putamadre grabar, hacer canciones nuevas. Es algo que ya venía extrañando hace tiempo. El último disco lo sacamos en el año 2017, entonces es algo que queríamos hacer hace tiempo y lo estamos realizando ahora.

¿Eso quiere decir que no se les ha cruzado la idea de hacer un concierto virtual?

Sí, yo lo quiero hacer también, pero cuesta bastante. Estamos buscando el momento indicado para hacerlo. Yo creo que en octubre o noviembre de repente nos vamos a lanzar a hacer un concierto con entradas de 500 soles a 1000 soles (ríe).

No sé, estamos viendo cómo hacerlo todavía, porque es un chambón hacer un concierto de esa naturaleza. La gente no capta muy bien, pero detrás de un streaming hay cuatro camarógrafos, un director de cámaras, una directora de arte, la plataforma para hacer el streaming, un productor… En fin, son gastos que tienes que hacer sí o sí para que todo se vea de muy buena calidad. Entonces producir eso te va a costar un montón de plata y recuperar esa inversión con entradas de 20, 25 o 30 soles es un poco complicado. Es algo que tenemos que ver todavía cómo vamos a hacerlo.

¿No podrían juntarse con otras bandas y hacer un festival virtual? Quizás Orlando podría armar la versión virtual de Nueva Ola…

Sí, también. En realidad estoy dándole vueltas a lo de hacer un festival. Sería bonito hacer un festival de música con bandas nuevas y hacer una movida paja, pero primero hay un montón de temas que hay que ver: la seguridad, los protocolos. Por eso aún es complicado, no es como que “ya, vamos a llamar a cinco bandas”. Para hacer eso tendríamos que tener cierto protocolo y todo eso cuesta.

¿Cómo sueñas tu concierto de regreso con público?

Yo creo que el concierto de regreso de Autobús —cuando toquemos en vivo— va a ser un locurón; porque lo va a ameritar y estoy con muchas ganas. Imagino que el próximo año ojalá… ojalá…