Durante un evento que promociona la exposición dedicada a Pink Floyd en el Victoria and Albert Museum de Londres, titulada The Pink Floyd Exhibition: Their Mortal Remains, a Mason se le preguntó si Pink Floyd podría reunirse para un concierto final, concretamente en alguna próxima edición de Glastonbury. Una idea que, definitivamente, pareció del agrado tanto de Mason como de Waters.

«Sería bueno añadirlo a la lista de cosas. Nunca he tocado en Glastonbury. Sería divertido hacerlo. Aunque no creo que sea muy probable», dijo Manson.

Solo quedaría por conocer la opinión de David Gilmour para saber si podríamos cumplir este sueño, aunque es sabido que tiene una relación fracturada con Waters. Al respecto, comentaba en 2015: «Roger y yo no nos llevamos bien. Todavía hablamos. Es mejor de lo que ha sido. Pero no funcionaría. La gente cambia. Roger y yo nos hemos superado uno al otro, y sería imposible para nosotros trabajar juntos sobre una base realista»

«He estado 48 años con Pink Floyd, una época repleta de diversión y risas. Hicimos nuestro camino, hemos terminado y sería una falsedad volver y hacerlo de nuevo» – comentó Gilmour en 2015.

La exposición The Pink Floyd Exhibition: Their Mortal Remains incluye más de 350 artefactos incluyendo letras manuscritas, instrumentos musicales y accesorios de escenario, obras de arte originales de Syd Barrett y el bastón con el que era castigado Roger Waters en la escuela y que inspiraron al carácter del profesor en las ilustraciones para The Wall.

Quizás también te interese: Somos la generación que verá morir al rock clásico