Muere Ennio Morricone, destacado compositor de bandas sonoras, a los 91 años

En la madrugada de hoy llegó la noticia como una pequeño barullo y luego se transformó en bulla, en un alboroto inevitable. Ennio Morricone, quién dedicara gran parte de su vida a crear la música para memorables historias, se convirtió en primicia, en historia de un fallecimiento. Lamentablemente, no hubo una banda sonora en particular que lo acompañara.

Una fractura de fémur, tras una caída en su casa, llevó al artista de 91 años a su final. Ocurrió en la clínica Campuos Biomedico, de Roma. Según informan los medios italianos llegó “con el consuelo de la fe”. Al parecer, no había de dónde más sujetarse.

El bueno, el feo y el malo (1966), Por un puñado de dólares (1964), Novecento (1976), Los intocables de Eliot Ness (1987), Cinema Paradiso (1988), Los ocho más odiados (2015) son algunos de los títulos que llevan la marca de Morricone. En ellos adjuntó una obra aparte, independiente y suficiente en sí misma pero que es capaz, junto a los demás elementos audiovisuales, de crear un universo alrededor del relato.

«He sufrido mucho cuando he hecho cine, porque tenía que escribir una música que estuviera bien para mí y para el filme, el público, el director o el productor», dijo Morricone a El País hace solo algunos meses, «Es un ejercicio de dificultad tremenda, mis obras tenían que mantener la dignidad».

Puede estar tranquilo, maestro. Así fue.