Santiago Motorizado: «La verdad que, siendo realista, el futuro no es bueno»

Él mató a un policía motorizado tenía una gira planeada para el año. Sus primeras paradas incluía a la mayoría de países en Sudamérica, luego se iban a España, para participar en la temporada de festivales, finalmente se supone regresaban al continente para una un show en la Ciudad de México.

Lamentablemente, una extraña enfermedad llegó desde el Asia y le impidió al quinteto bonaerense hacer de las suya. Hoy están recluidos. Como toda su patria, se encuentran sometidos a la incertidumbre de no saber cuándo y cómo podrán retomar sus ocupaciones, sus planes.

Tuvimos la oportunidad de realizar una cuantas preguntas a Santiago Motorizado, líder de Él mató. Pudimos consultarle sobre el presente de la banda y sus opiniones sobre cómo esta crisis afecta a los distintos proyectos. Como no podía faltar, también nos recomendó música.

¿Cuál es la situación de la banda en este momento?

La situación de la banda es descanso prolongado. Acá, en la Argentina, la cuarentena bastante estricta. Y ahora, justo estos 20 días que vienen, vuelve a Fase 1, el periodo más estricto. Paralelo se está tratando de aprobar protocolos para poder las bandas juntarse a ensayar, a tocar y todo eso. Pero bueno, por ahora queda en espera hasta que pase todo este momento de retroceso en la cuarentena.

¿En qué actividades están empleando el tiempo de encierro?

Un poco cada uno con sus cosas. Veníamos también de una gira muy intensa a principios de año, que ahora parece muy lejana, porque el año había arrancado con muchos viajes, ritmo. Un descanso posterior a eso era algo natural. Obviamente ese descanso se está extendiendo más de lo común y lo usamos para hacer esas cosas que por ahí, en la rutina cotidiana, quedan relegadas, como pueden ser leer más, ver pelis, series, escuchar o redescubrir a alguna banda que siempre queda ahí por redescubrirse. Así que eso también, de alguna manera, es una forma de usar el tiempo que a veces no teníamos para nutrirnos de esa información que a veces es necesaria.

¿Cómo planean promocionar el nuevo álbum por el resto del año?

La verdad que nada. Con redes sociales, con lo que surja. La verdad no sé, toda esta situación es un poco extraña y estamos viendo cómo se suceden los eventos. No hay mucho plan.

En diciembre pasado Él mató a un policía motorizado publicó ‘La Otra Dimensión’, un álbum que, explican, expande el universo de ‘La Síntesis O’Konor’. «Canciones inéditas, Lados B y versiones especiales, integran este nuevo álbum que muestra el otro lado del espejo de esta última etapa que la banda inició en 2017», dice el mensaje oficial.

¿Cómo ven el futuro para el resto de bandas, en especial las independientes?

El futuro es incierto lamentablemente para todos. Si esto sigue así va a ser difícil en todo sentido, no solo para las bandas, sino para las economías del mundo en general, y de las economías del continente americano en particular. Esperemos que se resuelva, que llegue la solución, esa que parecen prometer algunas noticias, pero la verdad que también están dentro de esa nebulosa de lo incierto. La verdad que, siendo realista, el futuro no es bueno.

¿Qué problemas encuentran en la forma en que funciona la música y su industria?

Es muy complejo para responderlo en pocas palabras. Hay un montón de problemas, que por lo general están asociados al sistema en que vivimos —económico y social—, que es el sistema que rige y al cual hay que adaptarse. Cualquier crítica tiene que ver con eso. Siempre hay que estar adaptándose a eso, es una obviedad. Y cuando eso colapsa, cuando tiene una demanda, cuando tiene una aceleración a veces vertiginosa, que tiene que ver con esta aceleración del capitalismo que va a un ritmo propio sin importar los ritmos de la naturaleza y del ser humano, todo eso lleva a una especie de vorágine extraña a la cual hay que adaptarse si uno quiere. Uno puede seguir a su propio ritmo entendiendo las consecuencias de eso.

Hay toda una problemática que tiene que ver con los nuevos consumos culturales con las nuevas formas de comunicación, con las economías del mundo que están en ese ritmo vertiginoso y siempre al borde del colapso que genera un combo letal. En medio de eso, las canciones, la música, el arte que tiene que abrirse camino entre ese entramado un poco extraño. Está bueno el tema como para profundizar un poco más, pero bueno, se me ocurre hablar de eso.

¿Se ha planteado una nueva fecha para el concierto en Lima?

Teníamos Lima agendado para este año. Eso no va a poder ser en lo inmediato, pero obviamente toda nuestra agenda y nuestras intenciones es postergar todo hasta que la situación lo permita, el realizar este tipo de eventos. Todo lo vamos a ir postergando, lo vamos a ir moviendo. Y cuando esté la luz verde, saldremos a la acción.

En su gira por Sudamérica, Él mató tenía aún fechas por anunciar oficialmente. Una de esas era el concierto en Lima, Perú. Al parecer, se iba a dar en agosto; pero claro, no pudo ser así.

¿Qué canciones, tanto de Él Mató como de otras bandas, recomendarías escuchar a sus fanáticos?

Yo recomiendo escuchar las canciones que aparecen primero en Spotify, en el ránking que te pone Spotify de canciones más escuchadas. Creo que la gente no suele equivocarse al elegir sus canciones favoritas. Y después recomendaría bandas como 107 Faunos, Bestia Bebé, Las Ligas Menores, Antolín, Los Reyes del Falsete, Viva Elástico, Mujercitas Terror, Hojas Secas, Atrás Hay Truenos, Shaman [Y Los Hombres En Llamas]. Esas bandas me gustan.

Bonus track

“Vestida de Poder” es una canción que salió publicada como lado B del sencillo “Chica de Oro”. El tema tenía fuerza y una onda melancólica que recuerda mucho a Pixies. A opinión personal de este humilde ser humano, era una obra que merecía más exposición. Por ello, no pude perder la oportunidad de preguntar lo siguiente.

¿Por qué “Vestida de Poder” no fue incluida en ‘La Dinastía Scorpio’?

Había que hacer una selección de las canciones. Elegimos 11. Podrían haber sido 10, podrían haber sido 12. Siempre tratamos que sea breve el disco, que no se extienda mucho y decidimos que queden afuera “Dos Galaxias” y “Vestida de Poder”, que son canciones que nos gustan mucho y que tocamos, pero sentimos que la grabación final, el resultado final, no era del todo cerrado como nosotros queríamos; pero es una canción que nos gusta mucho, que nos gustaría en algún momento regrabarla, hacer algo diferente porque es verdad que quedó ahí, relegada en nuestra breve y pequeña historia.