Tras vacaciones forzadas por el trabajo nuestro de cada día, retomamos el hobbie de promocionar nuevas producciones discográficas, más aun en el famoso y esperado “rocktubre”. Como muchos ya saben y tienen programados en sus agendas, Lima se ha convertido en la parada obligada de muchos artistas que brindarán fabulosos espectáculos para todos los gustos y sabores cual Mistura musical. Guns N’ Roses, Aerosmith, Iggy Pop, Slipknot, etc. son solo algunos de los grandes aperitivos a disposición de nuestros oídos; pero hoy nos adelantaremos al mes de noviembre, donde también habrán buenos conciertos, tal es el caso de una banda clásica para muchos y que son considerados los pioneros del nuevo sonido británico. Con ustedes: TRAVIS.

Bajo el liderazgo de Fran Healy, Travis es una de las pocas bandas que desde sus inicios hasta el día de hoy ha conservado ese sonido brit-pop que ha enamorado a varias generaciones aunque sea con una sola canción. Como el transcurrir de los años, para la banda oriunda de Glasgow no ha sido fácil mantenerse en la misma línea todo el tiempo, seguir fieles a lo que siempre han hecho y presentar álbumes tan característicos de sí mismos; y a pesar de todo siempre han tenido algo nuevo que ofrecer en sus canciones.

packshot-largePara este 2016, y tras sus discos más aclamados comoThe Man Who” (1999) y “The Invisible Band” (2001) con los que consiguieron una gran popularidad con sencillos como “Why Does It Always Rain On Me” y “Sing”, se suma a la historia discográfica “Everything at Once”, octavo disco de la banda, autoeditado con su  propio sello discográfico, Red Telephone Box y Caroline Internacional. Producido por Michael Ilbert y grabado en Hansa Studios, de Berlín, donde David Bowie creó su clásica “Heroes”, toda una declaración de intenciones.

El título del disco viene de un tema compuesto por el bajista del grupo, Dougie Payne: “en la juventud, puedes hacerlo todo a la vez, pero nada de lo que quieres, y luego, cuando eres mayor, tienes mucho más que realizar. Todo este disco, refleja el punto de crecer como personas y padres”. Pueden referirse con ello, al impulso de la sociedad moderna de gratificación instantánea y de quererlo todo rápidamente.

Compuesto de 10 temas, este disco mantiene a la banda en su estilo de no querer demostrar ser los mejores, tan solo demuestra el afán de crear canciones que les salen del corazón. Un disco que nos muestra lo que son, con su estilo armónico, amigable, nostálgico, melódico, reviviendo sonidos familiares, donde la voz tierna del vocalista se aprecia desde el primer track como es el caso de “What Will Come”, con un sonido armónico y apacible que tiene semejanza a su otrora canción “Closer” del año 2007. Cuenta con un videoclip que muestra la euforia de toda una multitud en una discoteca, todo ello ambientado al mismo estilo de películas clásicas a blanco y negro y con un complot contra Healy por los celos de otros espectadores.

Pasando al lado más alegre y extremo del disco, “Magnificent Time” (tercer sencillo promocional), es de esas melodías que te hacen cantar, incitan a memorizar la letra de la canción y simplemente es la invitación para escuchar esta octava entrega. Viene acompañado de un video por demás gracioso, de esos en los que los integrantes de Travis disfrutan lo que hacen. Sin tienes pensado ir al concierto, tienes que aprender la coreografía de todas maneras.

Poniendo el lado rock, “Radio Song”, es de los temas que describe perfectamente cómo una canción que suena en la radio puede hacernos compañía en la soledad y el mar de pensamientos y sensaciones de una situación que nos arrastra a la melancolía. Entre dicho juego de emociones, encontramos un poco de agresividad musical y semejanza al sonido del oeste salvaje en “Paralysed, por aquello de que suena un poco más ruidosa que el resto de las canciones.

Para dar la bienvenida a la serenidad, “Animals”, es ese sencillo que permite relajarse y simplemente disfrutar de la excelente voz que aún conserva Fran Healy acompañado del típico sonido de las guitarras suaves. Tras el receso, suena la dinámica “Everything at Once” (primer sencillo promocional del disco), que fue promocionado como video intriga en YouTube anunciando el regreso de Travis a la escena musical. Se aprecia a los integrantes realizar deportes de montaña como reto de un reality, con el accidente de uno de ellos.

Por su parte, “3 Miles High” (segundo sencillo promocional) resulta un track melódico, relajante y nostálgico en letra, sonido y voz. Cuenta con un bajo así como una interpretación musical de la letra, dignas de sus integrantes. Mención aparte es el video que, nuevamente hace referencia a la mencionada “Closer”, por la semejanza de las locaciones de grabación como es el supermercado en donde Healy está de lo más feliz.

“All of the Places” vuelve a calmar las aguas con ayuda de guitarras acústicas, batería rítmica y sonidos de fantasía que combinan en total armonía con la voz de Healy, teniendo parecido con el tema “My Eyes, tema del disco The Boy with No Name” del 2007. Seguidamente, encontramos una colaboración interesante con Josephine Oniyama en “Idlewild”, cuyo track sabe diferente porque la voz de la cantante jamaiquina suena incluso más ruda que la de Healy. El videoclip vuelve a tomar la temática del blanco y negro ambientada por una ciudad oscura y friolenta, donde los cantantes caminan por la noche.

Para cierre, “Strangers on a Train” marca el tierno final de un paseo en tren con los audífonos puestos rememorando pasajes de alegre, tristeza y en especial de paz. Un tema por demás nostálgico y que tiene semejanza a Coldplay, banda que ha mencionado que es Travis “la banda, que invento su banda” y es que como no dar mérito a músicos que han generado trayectoria y te invitan a ser también un rockstar.

Como recomendación, “Everything At Once” es un disco perfecto para escuchar tumbado y rendirse en una mezcla relajante que puede remitirnos a recuerdos y pensamientos, sin que estos se vean interrumpidos por alguna canción que no vaya acorde a la situación. Y es que una de las fórmulas que hace ameno el disco lo dio a conocer Fran Healy en una de sus declaraciones promocionales del álbum: “Hemos aprendido a ser fugaces con nuestras composiciones. Todo lo que quieres decir, lo puedes hacer en menos de cuatro minutos”. De ahí que cada tema de este disco sea inferior en su duración a ese tiempo.

Sin duda, esta producción demuestra la inteligencia que como banda tienen para hacer excelente material y conservar sus raíces sonoras a pesar de los años. Travis se presentará el próximo 03 de noviembre de 2016 en el Anfiteatro del Parque de la Exposición, por lo que esta es sin duda una oportunidad para escuchar algunas nuevas canciones y las viejas clásicas que por más que deseamos dejar atrás, son parte de nuestro reproductor musical mental.