Tras unas vacaciones forzadas (por no decir una sobrecarga laboral) retomamos la agradable labor de dar a conocer nuevos artistas, quienes bajo recientes producciones logran destacar y consentir nuestro oídos, al punto de hacernos olvidar por un momento de la apocalíptica segunda vuelta electoral que vive nuestra hermosa tierra del sol, donde el indómito inca prefiriendo morir legó a su raza la gran herencia de su valor (que criollo sonó eso).

Hoy en día surgen todo tipo de bandas, algunas inspiradas en agrupaciones de gran trayectoria y otras como resultado de la fusión de los integrantes de aquellas bandas míticas o artistas en solitario con la finalidad de obtener un sonido nuevo y novedoso. Un caso particular para mencionar es esta combinación de nombre sombrío pero intrigante de conocer: THE LAST SHADOW PUPPETS.

Conformado por Alex Turner (Artic Monkeys) y Miles Kane (The Little Flames y The Rascals), THE LAST SHADOW PUPPETS puede sonar familiar para quienes tuvieron conocimiento de su debut en el año 2008, bajo su aclamada primera producción de nombre “The Age of the Understatement”. Tras 8 años de silencio, sus integrantes han estado en constante transformación como es el caso de Turner al ofrecer producciones de lujo como “Humbug”, “Submarine”, “Suck It And See” y “AM” conjuntamente con los conocidos Arctic Monkeys; mientras que Kane se ha despegado del grupo que lideraba, The Rascals, y se ha consagrado como un artista en solitario con dos discos interesantes como son “Colour of the Trap” y “Don’t Forget Who You Are”, en los que ha pulido su sonido y ha tomado las riendas de su trabajo definitivamente.

The-Last-Shadow-Puppets-Para este 2016, las ganas de continuar este proyecto eran latentes, pero conforme pasaba el tiempo, menos se vislumbraba la posibilidad, hasta que en 2014, Miles le enseñó a Alex una canción que tenía pensada para su próximo disco en solitario, y Alex vio en ella un aire muy ‘puppet’, dando marcha al proyecto de un segundo disco, aprovechando que los Arctic Monkeys habían acabado la gira de “AM” y se iban a tomar un descanso.

“Everything You’ve Come To Expect” fue el resultado de este reencuentro, bajo el sello de Domino Records y grabado durante el verano de 2015 en los famosos estudios de Rick Rubin Shangri La, en Malibú, California, contando con su productor habitual, James Ford, además de Owen Pallet, violinista y encargado de los arreglos orquestales que ya les acompañó en su debut junto a toda la tropa de músicos que vuelven a hacer acto de presencia. Además, se sumaron nuevas caras como la de Zach Dawes (Mini Mansions) al bajo y Matt Helders (Arctic Monkeys), que aporta sus dotes como corista en falsete.

Compuesto de 12 temas, este disco tiene por gran apertura a “Aviation”, una canción con mucha fuerza, estupendos arreglos orquestales y un Miles que canta a viva voz a través de la épica más reconocible del grupo sobre una relación peligrosa destinada a tener un final trágico.

Seguidamente, cambiamos de aires con “Miracle Aligner”, tema en el que Alex toma el mando de la voz. Aquí es donde empezamos a recordar el pop brillante de “Suck It And See”, álbum del cantante junto a sus camaradas de Arctic Monkeys, con un estribillo y unos coros irresistibles. Destacan el bajo y las guitarras, con la orquesta en segundo plano y por supuesto, la letra por demás llamativa que describe a una especie de súper héroe capaz de conseguir cualquier cosa a su amante.

Dracula Teeth”, es uno de los temas mejor logrados en cuanto al sonido de la orquesta, al lograr un tono de misticismo y un ambiente oscuro gracias a la melodía de voz, muy acordes con la letra, cargada de suspenso y terror. Sin duda un track con mucha magia, pero de poca duración.

Continuando ello, suena “Everything You’ve Come To Expect” (segundo sencillo promocional del disco) en donde las voces de Miles y Alex se combinan entre grave y falsete respectivamente, ambientado por un teclado que le da esa atmósfera tan carnavalesca pero serena, junto a una parte central protagonizada por los instrumentos de cuerda que le dan un toque apacible. Caso contrario es “The Element Of Surprise”, el cual anima el ambiente con guitarras funky y con las liricas como elemento sorpresa, lo cual elevará un poco la temperatura a quien la escuche, pero sin ser tan abrumadora.

A mitad del álbum, ingresa “Bad Habits” (primer sencillo promocional del disco) el cual maneja el sello y sonido característico de Miles Kane, siendo un tema veloz y potente, compuesto por una letra simple pero directa y hasta agresiva. Sin duda, es el tipo de canción idónea para definir el sonido de la banda, esto gracias al uso de la orquesta y los coros junto a un estribillo muy pegadizo.

Alternando nuevamente, Turner interpreta “Sweet Dreams, TN”, canción dedicada a su actual pareja, Taylor Bagley, en la que a través de un ritmo de bolero que esta vez sí tiene un poderoso clímax al final, describe su amor por ella y las consecuencias de estar enamorado. Destaca el nivel de canto al que llega Alex, sacando una voz potentísima y emotiva.

El track 8 muestra un tramo muy disfrutable con “Used To Be My Girl”, siendo un tema oscuro, rockero y con un toque sensual. El tema se desarrolla lentamente a través de un riff, con Miles y Alex intercambiando el protagonismo de la voz, describiéndose como personas poco amistosas y con tendencia a estropearlo todo.

She Does The Woods”, demuestra una letra sólida y amenazante, en donde la voz de Turner se torna más calmada en la estrofa y mucho más potente en el estribillo, así como se evidencia los cambios de ritmo, las frases de guitarra, las letras enigmáticas cargadas de metáforas y la orquesta tan bien complementada. Si amas la ópera, esta pieza no se decepcionará.

Si eres nostálgico del funky y el Groove, sin duda “Pattern” te agradará. Con un riff más pegadizo y una orquesta mucho mejor implementada, este tema ofrece algo verdaderamente interesante gracias a la letra y el estribillo, en donde Miles describe su insomnio debido a pensar en una chica del pasado que ya no está

El momento feeling llega con “The Dream Synopsis”, que con arreglos orquestales y la voz apagada de Alex narra sucesos del pasado desde un punto de vista mucho más personal, con el toque surrealista tan característico de sus discos más recientes, fundiendo eventos del pasado e imaginaciones que concluyen con frases tajantes y sarcásticas en las que se pregunta de forma retórica lo aburrido que le parece hablar de sus sueños.

Para cerrar, “The Bourne Identity” es el tema elegido con forma melancólica y bastante metafórica para cerrar el álbum, donde Alex habla de su ego. Sin importar lo que realmente signifique, este tema terminará por lograr que nuestros ojos se cierren y se dibuje una sonrisa de relajo en nuestro rostro.

Con opiniones divididas, “Everything You’ve Come To Expect” ha sido ovacionado por muchos pero dejando con un sin sabor a quienes esperaron algo mejor tras una espera de 8 años, aunque quien siga esperando que vuelvan a repetir el estilo con el que se hicieron conocidos a estas alturas peca de ingenuo. Si bien es cierto, el fallo más grande que se puede resaltar es la falta de unidad en las canciones entre sus dos compositores, mostrando que cada uno ha hecho sus propias canciones por separado y después el otro simplemente ha añadido algún arreglo sobre lo ya hecho en lugar de componerlas íntegramente entre ambos.

En general y en mi humilde opinión, THE LAST SHADOW PUPPETS ha producido un disco que resulta ser disfrutable y en ocasiones sorprendente, al mostrar sonidos agradables orientados al indie, letras inspiradoras e inesperados acompañamientos como la orquesta sinfónica. Sin duda, un nuevo estilo que merece la pena ser escuchado, ya sea solo o acompañado.