LIBIDO: EL RESURGIR Y AVANZAR DE UN PRODUCTO NACIONAL
Experimenta con los sonidos alternativos que van desde el rock clásico de la banda hasta el coqueteo con los sonidos del rock melódico y el indie rockTEMAS DESTACADOS: “Pero aún sigo viéndote”, “Nada que me ate a ti” y “Y Vuelves a Aparecerte”
Decepcionará a quienes crecieron escuchando a Libido en sus inicios.Mantiene cierta monotonía de los temas e inclinación al pop rock.
6.5Overall Score
Reader Rating 6 Votes
5.3

Siendo un día de celebración peruana por nuestra bebida de bandera como es el pisco sour, en esta oportunidad no escribiré de bandas internacionales como suele ser costumbre en esta sección, y es que durante los últimos días la prensa local ha cubierto, más allá de las nuevas epidemias que azotan la “ciudad de los reyes” o los sonados casos de plagio y tachas electorales, sobre la producción musical nacional. Todos los medios nos han mostrado noticias de una banda que, con tan solo escuchar su nombre, ha generado una variedad de sentimientos encontrados que van desde la nostalgia hasta la emoción. Sin más preámbulos, hablamos de: LIBIDO.

Tras momentos de quiebre y bajas en su formación original, Salim Vera y Manolo García (miembros fundadores vigentes), han sabido voltear la página tras 7 años de silencio y que con el refuerzo de gente nueva como Wilder López (batería) y Juanpablo del Águila (bajo) se animaron a reavivar aquel sonido que muchos fanáticos extrañábamos y que fue opacado por ritmos anticuados, pero que tienen pegada gracias a los famosos “guerreros de reality’s”. La escena del rock nacional se renueva con el EP “Amar o Matar”, producción que trae de vuelta a los ganadores del MTV y que marca una nueva etapa para esta banda.

12507616_957844690968512_5464837012684500806_nLanzado al mercado el 19 de enero mediante las plataformas virtuales más usadas por los “pulpines” como Spotify, iTunes, Deezer, Apple Music, entre otras, “Amar o Matar” fue grabado a mediados de 2015 en el estudio de grabación: “El Microondas”, asimismo contó con el trabajo del productor peruano Luis Benzaquen, mientras que para la mezcla la banda llamó al británico afincado en México, Phil Vinall, considerado como el productor más consentido y buscado de la escena indie en Latinoamérica, quien ha trabajado con Pulp, Placebo, Zoé, entre otros. Finalmente la masterización fue realizada por Francisco Holzmann en Chile.

Compuesta de 6 tracks, esta producción nos trae sonidos alternativos que van desde el rock clásico de la banda hasta el coqueteo con los sonidos del rock melódico y el indie rock, lo cual genera una atmósfera agradable y que vale la pena escuchar. Muestra de ello es “Llévame”, la cual trasmite un sonido fresco y que para muchos resultaría extraño el escuchar a un Libido con aires de dance, pero que al final termina alternando los buenos coros de Salim con los sonidos contagiosos que incitan a uno a salir a una pista de baile sin mayor problema.

“Pero aún sigo viéndote”, es el primer tema promocional del EP y producida por Salim junto a José Manuel Jara, la cual mantiene un ritmo ágil gracias al empeño de la batería y los momentos de solo en la guitarra, pero con el toque sufrido de las letras de despecho que siempre trasmitía Libido en años atrás.

Como en toda producción, los artistas tienen que alegar al tema melancólico hacia sus oyentes y dar un momento de tranquilidad después de un par de temas fuertes o enérgicos. Es así que suena “Mariposas”, interpretada y compuesta por Manolo, la cual habla de su vivencia como padre y el feeling que tiene por su hija como cualquier hombre realizado de familia. Ayudado por un cuarteto y una guitarra acústica, Libido no dejará decepcionados a quienes también hemos llorado con sus temas “cortavenas”.

El track 4 tiene por nombre “Nada que me ate a ti”, el cual retoma la energía con la estructura de la batería constante, la guitarra con un sonido estremecedor y el bajo que completa la combinación ganadora de un tema que con el coro es ideal para muchos que quieren dedicarlo a aquella persona de la que quieres borrar de un zarpazo de tus días y hasta de tu cuenta de Facebook.

En seguida, “Igual que Ayer” comienza con un intro de suspenso compuesto de violines hasta explotar con una poderosa combinación de batería y guitarras que alega a una locura ocurrida en el estudio. Destaca la capacidad de Salim al cantar en modo de hablado durante las estrofas, a sabiendas que el tema es atacante por no decir rápido.

Para gran cierre invade el ambiente “Y Vuelves a Aparecerte”, la cual tiene un mensaje reflexivo sobre el haber sido y volver a ser humano ante la presencia de algo que nos revitaliza y que, valgan verdades, eso es lo que hizo la banda al lanzar este EP. Con un inicio suave y que va creciendo desde la armonía hasta un coro y sonidos tan emotivos, este tema no deja mal parado la corta travesía de los oyentes por esta producción.

“Estamos en una nueva etapa, con una nueva formación y nuevo sonido. Es el primer disco con temas nuevos que sacamos después de mucho tiempo y estamos muy entusiasmados con esta nueva producción, realmente nos sentimos bien, hemos vuelto a disfrutar. El título del disco representa un punto de quiebre entre dos etapas, el romper barreras, el renacimiento de algo nuevo”, explicó la banda en una de sus innumerables entrevistas. Ante ello, se reconoce el esfuerzo de Libido hoy en día considerado, ya sea por algunos como quien escribe, como un buen producto nacional, más allá del hecho de haber ganado premios internacionales como los MTV y grabado grandes éxitos que son tocados en todos los bares, sitios de entretenimiento nocturno o hasta en tu cuarto mediante el iPad o los cassettes. Tuvieron momentos difíciles como muchas bandas, pero ahora vuelven para retomar aquella pasión por la música y reaviva la esperanza de muchos de que el rock hecho en Perú tiene bastante que ofrecer para los distintos gustos y nada que envidiar de los grandes artistas que en estos últimos años se animan a visitar nuestro olvidado país. Queda en ti escuchar este nuevo EP.