Tom Petty, el líder y vocalista de Tom Petty and the Hertabreakers , falleció hoy víctima de una ataque cardíaco. Horas antes, el músico de 66 años fue hallado inconsciente en su casa de Malibú, y durante el traslado los paramédicos lograron que recupere el pulso. El UCLA de Santa Mónica era el destino de la ambulancia que transportaba al rockero en estado crítico. Múltiples medio entonces difundieron sobre su aparente fallecimiento y que al cabo de un par de horas fue desmentido. Lamentablemente esta vez se trata de información oficial.

La noticia viste de negro a la comunidad musical en el mundo. Petty -que desde el 2002 pertenece al Salón de la Fama del Rock & Roll- significó una gran influencia en el desarrollo y evolución del rock. Canciones como “The Waiting,” “You Got Lucky,” “I Won’t Back Down,” “Learning to Fly” and “Mary Jane’s Last Dance” que en su momento escalaron hasta la cima de los rankings de Billboard obtuvieron además alto reconocimiento social y también de otros músicos de la década y posteriores.

Hace algún tiempo, Petty confesó en una entrevista que estaba a punto de finalizar su carrera y que el tour de verano que realizó con The Heartbreakers había sido su «último viaje alrededor del país». Ante la sorpresa que esto causó, agregó aquella ocasión que eso no significaba un retiro total, sino la oportunidad de encontrar nuevas cosas en qué ocuparse. «Necesito algo qué hacer, sino me volveré una molestia en la casa».

Quizá la frase revelaba un temor latente, una persona acostumbrada a aportar y producir tanto no puede simplemente dejar de hacerlo y sentirse cómodo con ello. Pues aunque el mundo lamenta su pérdida, él puede estar tranquilo: nunca dejó de ser generador de increíbles expresiones musicales.

Hasta pronto