Falta poco más de un mes para que Lima vuelva a recibir sobre un escenario a DIIV. Han pasado casi dos años desde la primera vez que vinieron, y lo hacen con un nuevo disco abanderado que definitivamente significa la maduración del grupo pero que igualmente mantiene el estilo de la misma.

Aquella vez en el 2015 nos deleitaron con temas como Doused, How Long Have You Know y los demás pertenecientes a su álbum debut Oshin. En esta ocasión presentarán los temas de su más reciente producción Is The Is Are, que contiene la increíble cantidad de 17 temas, y que según la prestigiosa Rolling Stone:

«…Trata de mostrar la diferencia entre la música que induce una precipitación confusa y letras brutalmente honestas sobre tratar de mantener la cabeza recta.» (Rolling Stone, 8/2/2016)

Y es que este último álbum contiene mucho de la vida personal de los integrantes de la banda, especialmente del vocalista, Zachary Cole Smith, que en el 2013 fue protagonista en un escándalo por posesión de drogas. Entonces este álbum parece ser una redención de aquel accidentado episodio de su vida. Así lo vemos en Bent (Roi’s song) tema perteneciente a este último álbum.

«Luché en mi mente para mantener mi vida / Pero mi cuerpo está poniendo una pelea más dura»

También en la reseña que hace Rolling Stone se muestran algunas flaquezas en el disco, aun cuando admiten que hay usos de guitarra “encantadores”. Al final el saldo es muy positivo, cuando el medio musical remata la crítica con una expresión acerca del excesivo uso de distorsión de muchos grupos actuales, del cual DIIV se diferencia y sobresale.

«…Cuando los compañeros de banda se enfocan, DIIV demuestra que queda mucha vida en la práctica de décadas de añadir demasiada distorsión a todo.» (Rolling Stone, 8/2/2016)

Por otro lado, Is The Is Are es también una prueba de la diversa y extensa cantidad de bandas que influencian a los neoyorquinos, que exploran en sus instrumentos desde melodías suaves y agradables hasta emocionantes riffs con distorsión. ¿Qué obtenemos al final? Una mezcla sofisticada que suena a shoegaze, a post punk y a dream rock y que cuenta con exquisitas líneas de bajo, y con una voz melodiosa y cálida… mejor dicho, que suena a DIIV.

Posdata: Zachary dijo sobre este último álbum que era el mejor de su carrera, podemos suponer entonces que el concierto alrededor del mismo podría resultar igual de impresionante.