No recuerdo exactamente cómo terminé en mi habitación con una botella de ron en la mano. Sólo me abstuve a levantarme y desde la vista en la que me encontraba (tirado en el suelo) contemplaba aquel póster añejo  de Diazepunk que se encontraba pegado en la pared. Gritar, corear, saltar y poguear fue irrelevante comparado con lo que sentí durante en el concierto. Aquella sensación de rememorar mi jodida pubertad, con la banda que marcó anécdotas en mi adolescencia, es algo que hasta ahora no puedo describir con exactitud.

Desde Bajo en serotonina, Viernes, Ciudad indiferente hasta sus últimos demos, repasaron gran parte de su discografía en un concierto hecho para sus fieles seguidores. Amigos y familiares cercanos a la banda estuvieron presentes en la antesala al show. Desde las 5.00 pm iba quedando todo listo para arrancar el espectáculo. Primero con Los bestia y finalizando con el intrépido Cachete de Terreviento que hizo saltar y poguear a todos calatos.

Calentando motores…

Acudí al recinto desde las 7 de la noche. Debo admitir que tanto la parte técnica como logística brindó un excelente servicio al show. Asimismo, la seguridad estuvo muy bien respaldada en tanto a que el “orden” se mantuviese en el local. Ya en el escenario, Gonzalo Farfán se disponía a seguir con el setlist de Inyectores mientras los asistentes comenzaban a congregarse en las casetas de cervezas. Suena el intro de Bombardero y el público empezó a calentar motores para el plato de fondo de la noche . A pesar que en las instalaciones del C.C Festiva se realizaba también el Paramone Fest (Tributo a Paramore con bandas de la escena alternativa limeña como Los Outsaiders y Zero Balas no produjo ningún inconveniente en tanto a la distorsión de sonidos ni al ingreso de ambos espectáculos.

«La cola para las chelas me hizo revivir los tiempos de Alan»

diazepunk

Barrio Calavera seguía en la lista. Terminada la participación de Inyectores, el staff encargado del evento puso en marcha el armado del backline de la banda. Mientras algunos asistentes merodeaban el lugar, otros se dirigían a los servicios. Sin embargo, donde hubo problemas fue en las casetas de cerveza, puesto que solo habían dos para tal cantidad de personas que no desaprovecharon “ni una”, para “meterse” en la fila. Asimismo, una de ellas cerró momentáneamente debido a los reclamos sobre las cervezas que no estaban heladas. Mientras sucedían estos impases, varios murmuraban sobre lo ocurrido. “Siempre la misma historia en los conciertos” “Solo  falta que dupliquen el costo de las cervezas” pero hubo una que me causó gracia ya que era un tanto cierta. “La cola para las “chelas” en esta clase de eventos se parecen a lo vivido en los tiempos de Alan”   Bueno, un poco de ironía no le hace mal a nadie, al contrario, ameniza una situación molesta. Siguiendo mi recorrido, con vaso de cerveza en mano (la mía estuvo heladita) me encontré a Kike, bajista de Tragokorto, que asistió para apoyar a los hermanos de Diazepunk y de paso, para entonar un par de canciones con las personas que lo rodeaban. Por otra parte, se puso también la venta de merchandising. Polos y todo tipo de artículos de la mencionada banda punk se vendían como pan caliente entre los asistentes.

Ya casi eran las 9:00 de la noche y Terreviento hacía su aparición en escena. “Nunca para tí” “Eres tú” y “Maldita hermosa”  estuvieron presentes en el setlist. Claro está que no podían despedirse sin antes tocar “Bala perdida” donde absolutamente todos saltamos mientras coreábamos la frase “rock peruano”, dinámica usual que hace la banda en sus presentaciones.

Una estrella en el vacío de la noche

Era la hora de cumplir la promesa. El telón negro hacía contraste con el cielo, donde se podía apreciar una estrella que brillaba en el firmamento de la noche. Había demasiada expectativa por parte del público que esperaba ansioso por escucharlos nuevamente. No era cualquier banda regresando después de un tiempo. Diazepunk se convirtió para muchos, en el ícono punk de una generación que decía presente en el espectáculo y tan solo esperaban verlos de nuevo en acción. En el escenario, Mauricio templaba la batería, Javi y Charlie murmuraban algo entre orejas, Take y Guty afinaban y daban los últimos toques para empezar el show.

Finalmente la espera terminó. Las luces se encendieron y los primeros riffs de guitarra se hicieron notar. Tengo que admitirlo, mi corazón latía a mil por hora. Tenía las emociones puestas a flor de piel y entonces pasó de la subjetividad a lo real. “Nuevo día” aperturaba el concierto, sin pensarlo dos veces me metí a la revuelta que terminó en aplausos por parte del público. El concierto continuó con la canción “por mi ventana” que describía perfectamente aquellas épocas donde me encerraba en mi habitación “viendo como se hace mierda esta ciudad”.

Temas como “Viejo bar” (que me trajo a la memoria las veces que me iba a Vichama) “Tebas” “Mañana” “Seguir atrás” “Solo dejame” (esta canción se la dediqué a mi primera enamorada) “Garage” “Viernes” (tema índole para los que siguen a Diazepunk) “Lejos” “Muda timidez” entre otros estuvieron en el repertorio.

Mientras nos deleitaban con “Nada entre nosotros” nos sorprendió una terrible falla en los sonidos que desconectó por un lapso de segundos a la banda. No solo ocurrió una vez, sino varias, haciendo que los encargados corrieran por el escenario intentando solucionar el inconveniente. Pero esto no amilanó a la fanaticada que entonó a todo pulmón cada canción, convirtiendo esta situación en una de las mejores del show. Siguiendo con el espectáculo, Diazepunk comenzó el segundo round con las más feeling del repertorio. “Parte de mi historia” “Si no te olvidas de mi” estuvieron incluidas en el setlist. Hasta que sonó “Días grises” y solo recuerdo que algunas lágrimas bajaron por mi mejilla.

“Días grises pintados en la ciudad. Perdido estoy buscando el lugar, donde encontrarte y empezar otra vez, a vivir en nuestro eterno amanecer”

Era la hora de despedirse y pese a que no tocaron toda su discografía, escogieron las mejores para esa noche inolvidable. Sin embargo, esto no podía terminar sin antes tocar los temas emblemáticos. Así que para el deleite de los asistentes “Nid” seguía en la lista.

 “Nunca sabré bien qué decir, sin ti nada tiene sentido, solo yo estoy, si tú no estás. Eres mi única necesidad” 

Con esa canción los conocí, con esa  la dediqué a mi mejor amor, con esa lloré y con esa grité aquel día. Puedo dar fe que la señora que vendía cerveza se sabía el coro. La emoción era tal que decidí lanzarme entre la multitud hasta llegar lo más cerca al escenario, sin embargo, no llegué a cumplir mi objetivo.

13123239_1034626653283701_3979854066799167319_o

“Abre los ojos” cerró aquella noche llena de emoción y nostalgia, en donde nos sentimos de nuevo “chibolos” a los que le importaba un dedo los problemas de la sociedad. Esta vez, la banda se despidió prometiendo seguir cautivandonos con lo mejor del punk melódico en sus próximas presentaciones. Se apagaron las luces y la gente empezaba a retirarse del lugar, mientras algunos decidieron sentarse a fumar. En ese momento sonaba la canción “Por mi ventana” como cortina de audio. 

“Vemos gente sufrir y gente indiferente, vemos como se hace mierda esta ciudad cuanto más vamos a aguantar cierra esa ventana porque yo no pienso respirar ese aire”

Una promesa cumplida

Gracias al desarrollo de este evento quedan abiertas varias puertas para la banda. Diazepunk vuelve a retomar su actividad musical dentro de la escena y por lo tanto, ya se vocean las próximas presentaciones dentro y fuera del país. Charli, comentó que  la banda estaba en conversaciones con productoras de conciertos en Argentina y Chile, si esto se extiende a más locaciones, se podría hablar de una incluso de una gira latinoamericana. La “Gira Diazepunk” sellaría viejas invitaciones que recibieron años atrás y consolidaría esta formación que apunta a seguir haciendo más música para sus  seguidores. 

¿NUEVO MATERIAL?

Hace unos días, los integrantes de la banda estuvieron en la cabina de Radio Oasis contando sus nuevos proyectos ahora que están de nuevo en actividad. Fueron casi 3 años de ausencia pero desde el sábado pasado que volvieron a tocar nuevamente juntos están con todas las ganas de sacar una nueva producción discográfica. Por otra parte, los chicos de Diazepunk estarán en constante viaje por los próximos conciertos y la promesa del nuevo disco que se vislumbra a fines de este año.

Esta sería la quinta producción que lanza la banda en su trayectoria musical y recalcaron que estará a libre descarga en Spotify, Apple. Music, etc.

 Solo nos queda esperar lo que ya viene cocinando para nosotros.