Estamos advertidos. ¿Qué? ¿Creías que el evento de ayer -01 de abril- fue solo para hacerte pasarla paja? ¿Que Selvámonos solo quería “llevar La Selva” al Paintball de Chorrillos para que tú puedas sentirte tranquilo si es que nunca has ido? Pues no.

Se trató principalmente de un mensaje para la prevención. Para que te prepares para la fiesta que comenzará el 30 de junio y no acabará hasta el día siguiente. Para que te animes a disfrutar de la caótica belleza de la naturaleza, de nuestra selva central, del maravilloso Oxapampa. Para que dejes de preocuparte y puedas confiar nuevamente -después de alguna mala experiencia en algún concierto- en la buena organización de los grandes eventos, y te des cuenta que incluso una falla técnica a la mitad de una presentación puede ser salvada con maestría.

Exactamente a las 5:00 p.m. se abrieron las puertas y de inmediato se entregó a los primeros 50 asistentes su entrada gratis para el Festival Selvámonos en Oxapampa. Una vez adentro te encontrabas con un ambiente sobrecogedor. Aquellos que han tenido la fuerza de decisión suerte de alguna vez haber asistido al festival principal deben haber tenido la misma impresión: el Paintball lucía como una versión miniatura del Fundo Cemayu. Y en general, era la misma esencia.

La primera presentación musical no fue en el escenario. De la mano del colectivo Altiplano y Arte de Paul Serruche se dio muestra a la performance “Viaje Yanesha“, que recoge los principales valores culturales y artísticos de dicha tribu selvática. Una gran forma de introducir a los que estábamos presentes en el mística propia de la zona tropical de nuestro país.

Algunos minutos de incertidumbre -que en realidad estaba programado- y al fin despejaron el acceso para asistir al escenario. Y con minucioso detalle en seguida apareció el gran Pochi Marambio y su Tierra Sur, ellos estrenaron los micros y los amplificadores. La banda dio rienda suelta a su Reggae, una tras una, canciones dulces, cálidas, apacibles y de encanto infantil musicalizaron el ambiente del Paintball de Chorrillos.

Cambio, pausa de 15 minutos, entró al ruedo el dúo Rapper School. Quienes con su versos rápidos engancharon al público. De entre tantas palabras que dijeron rescatamos algunos mensajes. El valor del arte, el hip hop, de la música; El valor de la libertad y la democracia -y el precio de ambas, la eterna vigilancia- con su respectiva mención y dedicatoria a Castañeda y Toledo. Regalaron también algunos minutos de emoción cuando hicieron su clásica sección de improvisación en vivo y buscaban colaboración del público coreando a veces “¡Perú!”, “¡Hip-Hop!” o “¡Selvámonos!”.

La presentación de TOURISTA fue anecdótica y probablemente ni Rui, ni Sandro, ni Genko podrán olvidarla. Después de un inicio un poco accidentado, mientras interpretaban Select y Start fueron sorprendidos por una falla técnica, toda la línea delantera cayó. Sin embargo lo que de verdad sorprendería sería la reacción, ¡fue asombroso! (ejem, perdonen la disgresión, es que no pude evitarlo). El público acompañado únicamente con la percusión empezó a cantar toda la canción, en simultáneo los técnicos pudieron solucionar el desperfecto y el resto de la presentación se llevaría con normalidad.

«En ese momento dijimos: “Ok, ¿qué hacemos? Bueno, la gente se la sabe. ¡Vamos a cantarla con ellos!”. Porque es lo que a mí me gustaría en un concierto y yo sé que es lo que le gustaría a Rui y lo que le gustaría a Sandro, y es “Vamos a seguir, ¿no?”»
Genko

En el Bonus track que está más abajo podrás leer la perspectiva de Rui Pereira y Genko de TOURISTA

 

Seguía el Turno de Olaya Sound System, un grupo que en el último año ha tenido una seguidilla de presentaciones impresionante. Y aun así con todo el ajetreo de los recurrentes conciertos han tenido la dedicación y talento suficiente para preparar un nuevo álbum, el cual saldrá este año y del que ayer dieron muestra con dos canciones. Se despidieron enérgicamente del público con su ya clásico single Jacarandá.

La representación de la Selva Central en el escenario llegó por parte de Invasión Asháninka, que continuando lo hecho por su predecesor, y agregando además  su propio encanto, hizo gozar a la multitud que se encontraba al nivel del suelo.

El cronograma fue seguido fielmente y a las 12:15 a.m. tal y como estaba escrito subieron al estrado los chicos de Barrio Calavera. A estas horas los asistentes ya se había rendido ante los artistas, estos últimos dominaban a voluntad como se tenían que sentir y mover los primeros. Canciones alegres, canciones más lentas, zapateos, rondas de ska, saltos con aplausos, todos sincronizados bajo la alegre melodía de la cumbia fusión. Una pausa a la mitad del show fue cuando anunciaron ante la comunidad Selvámonos su apoyo a la ONG Fútbol Más Perú, mostrando su compromiso social que es extra a su -también valioso- aporte artístico.

Aquí se dio el intermedio más largo, casi media hora después -probablemente para disipar un poco los ánimos cumbiamberos presente en tres turnos consecutivos- hizo su aparición Mar de Copas. Y ni bien sus integrantes se pararon frente a los instrumentos fueron sorprendidos por el ánimo del público que enloquecido les hacían muchos pedidos, la mayoría distintos. Es curioso, porque nosotros sabemos que hay un setlist que tienen las bandas y que es bastante complicado que cambien de parecer de pronto y lo ignoren; pero ahí vamos, gritando el nombre de nuestra canción favorita hasta desgañitarnos. Así es la pasión, incontrolable.

Mr.Zebre, el único que se presentó en solitario, fue el encargado de agotar al público, de satisfacerlo para que pueda irse tranquilo a su casa, y ya al día siguiente pueda darse cuenta de lo que vivió, y de la oportunidad que tiene para más adelante: Ser parte de la LA FIESTA en Oxapampa.

Estamos advertidos, y pasarlo por alto sería realmente muy insensato.

BONUS TRACK
Desde la perspectiva del artista: TOURISTA

 

¿Qué tal  la experiencia de presentarse nuevamente en Selvámonos?
Genko: De hecho alucinante, mira, yo creo que es un momento, o sea, nos encontramos en una coyuntura en la que el Perú tiene que mantenerse unido, y yo creo que uno de los festivales que -a pesar de que es hecho por franceses- irradia peruanidad y comunidad, es este. En verdad tenemos mucha suerte de poder participar al igual que cualquier otra banda de acá. Estamos bastante felices.

Rui: Chévere, porque desde la organización ya viene esa energía bonita que se contagia y que además se combina con la que el público trae. Entonces es como estar en Oxapampa solamente que en Chorrillos, Lima. Es como un pequeño pedacito de Oxapampa aquí en Chorrillos.

Rui, en el Solaris Festival mencionaste algo muy curioso, dijiste “El de acá sí es un público de verdad” y justamente unas horas antes se habían presentado también en el Día del Rock Peruano. ¿Cuál fue la diferencia que habías encontrado en ese público que tal vez sea el mismo o tal vez sea distinto al de acá, el del Selvámonos?
Rui: En realidad no le encuentro mucha diferencia porque cuando dije «Este sí es un público de verdad» me refería básicamente a todas las personas que suelen decir en entrevistas o suelen comentar, sobre todo gente de la movida musical local -incluso bandas y artistas lo han hecho- dicen que el público peruano es quedado, que el público peruano no reacciona no responde, que el público peruano es tímido y realmente no sé de qué público peruano están hablando porque el público de verdad, el que conocemos, es el que vemos en  cada concierto.

Selvámonos al igual que TOURISTA, como proyecto, empezó desde abajo pero su crecimiento ha sido exponencial, ¿para ti eso es una casualidad o tiene que ver con el contexto de la música actualmente?
Genko: Mira, yo no creo en casualidades, las cosas se dan porque la gente chambea, se saca la mierda para llegar a donde están. Claro, cualquiera puede armar su proyecto y meterle harta plata al gusting. De hecho se ve, ¿no?, hoy en día se ve, y así generan un crecimiento insostenible. ¿Quién sabe? Lo bueno es que no conozco mucha gente así. Es posible que haya, lo he visto afuera sobre todo. Pero acá yo creo que lo que hace que tanto Selvámonos como cualquier proyecto como es Olaya, Tierra Sur, Barrio Calavera, o como cualquiera de los que están tocando hoy es una cosa a punta de huevos, a punta de chamba, de saber hacia donde vas, de tener una meta clara. Eso es lo que tenemos en común y es por eso es que estamos acá todos.