La gran noche finalmente llegó, cientos de fanáticos del metal gótico y metal sinfónico se hicieron presentes en el concierto dominado por voces femeninas. Lacuna Coil y Sirenia se presentaron por primera vez al país para ofrecer un espectáculo increíble.

El show arrancó  con los noruegos de Sirenia, Emmanuelle Zoldán salió cargada de energía y gran actitud en el escenario. Con un repertorio que iba desde sus más clásicas canciones: My Minds Eye, The Other Side hasta las recientes del disco: Dim Days of Dolor. A modo de un pequeño encore, regresaron con camisetas de la selección peruana y sus nombres en la espalda.

Era el momento de la propuesta nacional y Ni voz ni voto salió a dar frente, cuatro canciones fueron suficientes para envolver al público con su sonido. Los siguió Crownless, con la potente voz de su vocalista, Marive Iglesias,  y un cover de Nightwish que hizo saltar a todos.

El plato principal de la noche, Lacuna Coil, entró con fuerza a iniciar su show con Ultima Ratio, Cristina Scabbia estaba feliz de pisar Perú por primera vez. Nos hizo corear «we fear nothing» de la canción “Nothing Stand on Our Way”. El cover de Depeche Mode: Enjoy the Silence, sonó con potencia además de tocar las canciones de su último álbum Delirium que ya todos sabían de memoria y coreaban lo que Cristina y Andrea les pedían.

Finalmente pidieron tomarse una foto con todo el público. Sin lugar a dudas fue un buen concierto, inolvidable. Espero que el cariño del público los haga volver pronto tanto a Sirenia como a Lacuna Coil, quienes en medio de la apretada agenda de la gira no pudieron quedarse demasiado en nuestro país.

Puedes ver las fotos del concierto aquí