Por Christian Alfaro

Después de 4 años, GAIA nos vuelve a sorprender con una nueva entrega bajo un formato original, jugando con la ciencia ficción, los sueños del hombre y las emociones llenas de realismo fantástico. Un homenaje a C. Clarke, Kubrick y todos aquellos soñadores que decidieron que el cielo no era el límite. Así fue la presentación de la primera parte de la trilogía “2001” en La Noche de Barranco el viernes 23 de octubre. “Galaxia” es el álbum, y aquí les contamos cómo fue.

gaia disco 2001PRICK OF PRIDE

Una banda que parecía formada por los patas del cole que, a simple vista, no generaría mayor emoción. Una chica muy linda en el medio del escenario con actitud. Canciones en inglés que me recordaban a “Paramore”. Un inicio de concierto interesante que sigue demostrando que tenemos buen rock y que, a pesar de la poca o casi nula difusión, está aprendiendo a hacerse camino solo. “Prick of Pride” sonó muy bien, la vocalista intentó conectar con el público interactuando con ellos y tratando de calentar a la tibia tribuna que recién se estaba acomodando en La Noche. Buen inicio.

MACH 2

La sorpresa de la noche fue una banda que ya está haciéndose de un nombre en la escena local, por su profesionalismo y producción. AERIA realmente prendió el escenario. Si llegaste con la intención de cantar las canciones de su primer álbum, “Naciente”, te quedaste con las ganas. Todas las canciones, salvo “Máscaras”, son inéditas y esperando entrar al horno. Con una potencia increíble, la evolución de esta banda ha sido geométricamente proporcional al tiempo que vienen tocando. Con influencias de Tool y Karnivool, escucharlos realmente fue un placer auditivo. Cada instrumento, independiente y protagonista, se fusiona de manera imperceptible en cada armonía. Como en las maniobras aéreas acrobáticas en las que los tiempos y la sincronización deben ser perfectos, los chicos de AERIA fueron expertos pilotos en cada una de sus naves: Iván con una batería brutal, daba la pauta para que Guti hiciera vibrar ese bajo que se robó varios momentos de la presentación (uno de los mejores bajos que he escuchado) y se mimetizara con la guitarra de José Miguel que vive cada concierto como si nada más existiera dándole paso a la voz de Paco que ha ido creciendo, transformándola en un misil aire-tierra de destrucción masiva.

CONTACTO. ¿ESTÁS AHÍ?

Gaia disco 2001Ya es hora. GAIA se hizo esperar pero valió la pena. Un público acostumbrado a las sorpresas desde el principio cada vez que va a verlos tocar, un público fiel que tenía que estar presente para esta nueva entrega que muestra a una banda renovada. Un concierto de 16 canciones que incluían, obviamente, las 6 del último álbum. Un concierto que he separado en 3 momentos: para el público, para ellos y para mí.

PARA EL PÚBLICO

Luego del “Prólogo” que nos invita a sumergirnos en esta galaxia que solo es el inicio de un largo viaje que durará unos meses (hasta setiembre 2016), GAIA hace saltar a todos con el primer single de 2001, “Galaxia”. A una semana de su estreno en redes sociales, toda La Noche ya conocía la canción y acompañó a Spitzer de principio a fin.

PARA ELLOS

Si en “Mar” teníamos a la canción con más feeling de GAIA; hoy, aparece “Ilusión” y ya nada será lo mismo. Los chicos de GAIA, muy a su estilo, habían filtrado de forma muy selectiva, algunas canciones de este álbum para conocer la receptividad del público previa al lanzamiento. Es así que esta canción sirvió de inspiración para tramar un “descabellado” plan y elaborar una propuesta que definitivamente no sería rechazada.

Mike sube al escenario a una pareja antes de tocar esta canción, como suele hacerlo en ocasiones con “Mar”. Hasta ahí todo bien. Sin embargo, a mitad de canción, Mike decide darle el micrófono al nervioso chico enamorado que no podía dominar su lengua ni su mano. Mientras mira los ojos de su tímida enamorada, hace una breve reseña de lo que significa para él la música de GAIA y cómo ha formado parte de su relación. Dicho eso, decide hacer la pregunta que muchos tenemos hacer y que muchas temen responder.

La reacción fue obvia, la felicidad fue compartida y el momento fue único para ellos. Aquí el momento…

PARA MÍ

El concierto va llegando a su fin, y no podían terminar sin tocar la canción que yo estuve esperando. Una canción tan autobiográfica como descriptiva. Una canción que ya no habla de momentos, sino de uno mismo, de lo que uno es. Una canción que públicamente le expropio de forma ilegal a Mike pues sé que se trata de él, literalmente. “Capitán Suicida” no es otra cosa que la definición que no encontraba, la respuesta que llega luego de 36 años, de batallas perdidas, de experiencias ganadas y que, finalmente se resume en “hambre, sueño, dolor, obsesiones y fracasos” como dice la canción.

De lejos, y hablo subjetivamente, la mejor canción de esta primera parte. El espíritu de este álbum está en este tema.

Las fotos de rigor con la banda, los comentarios y felicitaciones de los fans. El epílogo de una noche que deja a un público agradecido, una pareja realmente enamorada y un remedo de cronista sin garganta, con el pecho inflado de emoción y con algunas dudas resueltas.