El estadio nacional de Lima fue escenario de la explosión musical de los máximos exponentes del rock peruano. Lo “pop” y lo “subte” fueron la perfecta combinación para un sábado en el que todos disfrutaron (la respuesta: Solaris, festival de las bandas emergentes, lee aquí nuestra crónica).

Llegamos temprano y no paramos hasta el último. La magnífica organización se hizo notar desde el comienzo hasta el final: no se formaron inmensas colas para el ingreso ni para los servicios higiénicos, atención para todo tipo de emergencias y un gran despliegue de seguridad dentro y fuera del recinto.

Las bandas demostraron el porqué fueron escogidas como los representantes del género en el país. Por un lado, en el escenario Rock n Pop, bandas como Trémolo, Líbido, Zen, Los Mojarras, Raúl Romero, La Liga del Sueño, entre otras, cantaron sus máximos temas que los llevaron a ser tan reconocidos por el común oyente peruano. Además, debemos señalar a Tourista como la banda “nueva” en la escena pop. Por su parte, en el escenario Under, Contracorriente, Serial Asesino, Narcosis, 6 voltios, Diazepunk. Mención aparte a Metamorphosis y Dalevuelta, grupos que no suelen participar en este tipo de festivales y que la rompieron en el escenario.

Sin duda alguna, el rock no está muerto en el país. 21 mil personas fueron el reflejo del apoyo incondicional a la música. Esperemos que el proyecto se siga renovando y ofreciendo lo que el público quiere: calidad.