Ya aterrizaron los de California en Colombia. Probablemente ya los llevaron a comer obleas “Mick Jagger” o a caminar por el centro a ver los grafitis. Mientras ellos se preparan para tocar en Bogotá luego de doce años, nosotros les vamos a recordar la carrera de The Offpsring para que vayamos calentando motores.

Cuenta la leyenda que Dexter Holland y Greg Kriesel, compañeros de colegio y buenos amigos, fueron a un toque de Social Distortion en 1986. Sin pensarlo dos veces, empezaron su pequeña banda de punk, probablemente sin esperar a ser famosos fuera del barrio. A ellos se les unió Kevin “Noodles” Wasserman en la guitarra, nada más que ¡el conserje del colegio! ¿Pero por qué iban a meter al tipo tres años mayor que andaba por ahí limpiando el colegio? Sencillo, él podía comprar trago legalmente porque, pues, punk.

A ellos se les sumaría James Lilja en la batería para lanzar el primer sencillo de The Offspring, anteriormente nombrada como Manic Subsidal. Prensan mil copias bajo el sello Black Label, que ellos mismos crean. Hazlo tú mismo, ¿no?

James sale de la banda y lo remplaza Ron Welty, justo a tiempo para firmar con la disquera independiente Nemesis y sacar su LP debut y homónimo. Thom Wilson, quien antes había trabajado con Dead Kennedys, T.S.O.L (fuerte influencia) y The Vandals  sería el productor de este disco. Según su página oficial, vendieron 3.000 vinilos. Acá se los dejamos entero para que lo escuchen todo. ¡Todo!

Estoy seguro que nadie habría imaginado los eventos posteriores al debut de estos chicos. Firman con el sello Epitaph, creado por el guitarrista de Bad Religion, Brett Gurewitz. Graban algunos EPs y demos y el sucesor del álbum homónimo, titulado ignition, también producido por Wilson. Este disco vende… ¡un millón de copias alrededor del mundo! Los cuatro de california ya eran de los reyes del under. Se fueron de gira hasta por Europa con NOFX. Estos ya eran los abanderados de un punk menos fuerte y más melódico. Les encantaba el hardcore pero sus sonidos no pertenecían. Acá les dejamos el LP para que lo escuchen.

En 1994 les llegaría el éxito comercial que polariza a los punks. Lanzan Smash, tercer LP y segundo bajo Epitaph y vende nada más y nada menos que once millones de copias, en ese momento el récord de ventas de una disquera independiente. El primer sencillo del disco, Come Out and Play, se volvió en una de las más sonadas tanto en MTV como en la radio. Ya The Offspring era una de las bandas grandes de punk de Estados Unidos. Acá les dejamos esta joya. You gotta keep ‘em separated!

Al año siguiente crean su propia disquera llamada Nitro y empiezan a trabajar con bandas como A.F.I. Lo curioso es que el sucesor de Smash no la lanzaron por ahí sino por Columbia, una jugada bastante polémica pues muchos se decepcionaron al ver una banda de punk firmar con una disquera grande, de esas donde todos están de corbata y peinados decentemente. ¿Una banda que conquistó al punk firma con un sello hijo de Sony? ¿Qué está pasando? Pues ellos siguieron haciendo su música, y le llegó a mucha gente, entonces qué más da. En febrero de 1997 lanzan Ixnay on the Hombre que no iguala al éxito comercial de Smash, pues solo vende cuatro millones. Solo cuatro millones, ¿cierto?

Al siguiente año lanzan quizás su mejor LP después de Smash: Americana. Así es, el disco de Pretty Fly. De hecho, este tema era el más descargado ilegalmente de la época con 22.000.000 de descargas ilegales a su nombre. Un golpe duro para Columbia pero sin duda una gran victoria para el punk. El video que rotaba casi todos los días en MTV era de los favoritos. Los sencillos Why don’t you get a job?, The kids aren’t alright, She’s got Issues y demás pegaron tanto que las ventas masivas del disco (más de diez millones) no fueron sorpresa para nadie. Les dejamos este tema,  con una letra fuertísima.

Para darle la bienvenida al milenio, los de California sacan  Conspiracy of One. La banda quería ofrecerla gratuitamente a través del internet, una movida que obviamente a Sony le disgustó. Incluso consideraron demandarlos, disuadiendo a la banda de cometer este acto revolucionario. Les dejamos este gran video de quizás la mejor canción del disco.

Entrando al nuevo milenio sacan tres discos más (Splinter, Rise and Fall, Rage and Grace y Days go by) y se les va Welty para trabajar en un nuevo grupo. Mientras escribimos esto hacemos un esfuerzo grandísimo para no arrancarnos los pelos de la emoción. Ellos van a llegar viejos y algunos gordos, pero nadie duda de su falta de actitud, energía y rabia. ¡Alístense para el pogo que estos junto a Dead Kennedys y La Pestilencia harán de Bogotá una masacre bajo el unísono del punk!